Teoria de los Usos y Gratificaciones

| |

Esta teoría se desarrolló entre la década de los 1950 y la segunda mitad de la década de los 1970, gracias a las aportaciones de diversos autores como Elihu Katz, Jay G. Blumler y Michael Gurevitch. La teoría analiza la audiencia como sujeto parcialmente activo y el contenido de los medios. (Sorice, 2005:122)

La teoría de usos y gratificaciones se basa en la pregunta “¿Qué hace la gente con los medios?”. Según esta teoría, la respuesta a esa pregunta es que los medios son alternativas para entretenerse, informarse, etc; entonces postula que los seres humanos tienen necesidades relacionadas con la comunicación y son los medios de masas quienes constituyen alternativas para satisfacer esas necesidades. Expresa también que, al tener tantas opciones para satisfacer las necesidades con la comunicación, los medios no se nos imponen y, por tanto, no nos manipulan. (Teoría e investigación de la comunicación de masas, p. 118).

Se supone que cada miembro de la audiencia está aislado y tiene necesidades distintas por lo que utiliza los medios con diferentes objetivos e intereses de manera selectiva (José Martínez Terrero. Teorías de la comunicación, Andrés Bello, 2006). Esto último se puede ver reflejado en una familia con hijos: Un adolescente estará más interesado en ver series y películas, mientras que a un niño le llamará más la atención ver caricaturas, por último, los padres querrán ver noticieros y/o telenovelas.
La teoría de usos y gratificaciones cuestiona la relación directa entre estímulo y respuesta, dice que todos los receptores de un mensaje en común no reaccionarán igual a este porque cada uno de esos destinatarios viene precedido con un contexto. Esto quiere decir que dos personas de diferentes clases sociales no reaccionarán igual ante un mismo mensaje. Entonces, Los estímulos generan unos efectos tan sólo si el individuo quiere responder a ellos.

Consideramos que esta teoría se resume en que es la audiencia quien controla a los medios de masas, puesto que estos compiten entre ellos para llamar la atención de la audiencia y satisfacer sus necesidades. Por tanto, el público es activo y responde a los estímulos de los medios si responde a sus intereses.
 


(José Carlos Lozano Rendón: Teoría e investigación de la Comunicación de masas. México. Pearson, 1996.)

1 comentarios:

Jessica Sanchez dijo...

Esta teoria nos dice la realidad de utilidad que le da las personas a los medios.

Publicar un comentario en la entrada

.